Califé“, es la representación burlona de los hombres de la alta sociedad dominicana durante la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo (1930-1961). En ese período, aquellos hombres gustaban de vestir de “frac” y tocar su cabeza con un “bombín” al momento de reunirse en el parque para cortejar a las mujeres y hacer alardes de sus muchos viajes al extranjero. Para burlarse de ellos, un ciudadano dominicano de origen humilde con venas de fino poeta y duro crítico del gobierno, y hojalatero de oficio, se vistió de “frac” y tocó su cabeza con un “bombin” que tenía la copa exageradamente alta.

Además, Califé se pintaba la piel de un negro intenso, llevaba un bolso con golosinas y una güira con la que musicalizaba sus “poemas”, que por momentos eran críticos de la dictadura, pero que cambiaban de contenido tan pronto sus amigos le indicaban en que en el entorno estaban presentes “calieses”, (soplones al servicio de la policía política de Trujillo).

Se considera que ese personaje es “la esencia” del carnaval popular dominicano. Con el paso del tiempo, Califé se ha mantenido solo en la forma, por que la mayoría de quienes lo escenifican carecen de la condición de “poeta” de Chencho, su creador.

Texto extraído de entrevista a Dagoberto Tejeda. Sociólogo, Folclorista e investigador dominicano